Kikkoman

Prestigio y tradición por más de 300 años, elaborada mediante un proceso milenario de fermentación natural.
No contiene colorantes ni saborizantes.

En el siglo VI DC, la práctica del budismo floreció en Japón y China. Muchos budistas practican el vegetarianismo, lo que creó la necesidad de un condimento sin carne. Uno de ellos consistió en una pasta de condimento salado de granos fermentados incluyendo los granos de soya, el primer producto conocido que se asemejaba a la salsa de soya moderna.

Hoy en día, la salsa de soya Kikkoman es la marca de mayor venta y ampliamente reconocida en los Estados Unidos y el mundo, apreciada por su versatilidad como gran saborizante, salsa y base de adobo, y condimento de mesa.